¿Visitantes nuevos o visitantes recurrentes?

Imagen de Andrea Picaso
Una métrica que nos ayudará a medir la fidelidad de nuestros usuarios es la de visitantes recurrentes, que puede ser extraída de las Analíticas de Google.

Dónde encontrarla

Dentro del capítulo de Público, en la sección de Comportamiento nos encontramos con una interesante sección que nos devolverá la cifra de visitantes nuevos y visitantes recurrentes. Es necesario no confundir con cifras de tráfico orgánico, pues no nos dice el origen de la visita (si es de pago, o proveniente de las búsquedas de información en Google, o de cualquier otra fuente), sino simplemente si los usuarios han visitado nuestra página más de una vez en determinado período de tiempo.

Esto es de utilidad para saber si nuestro blog o nuestra página web son considerados como fuentes confiables de información. Es deseable, si nuestras técnicas de aumento de tráfico funcionan como es debido, que los visitantes nuevos superen a los visitantes que retornan, pero una cifra demasiado baja de usuarios que nos visitan más de una vez es indicador de que la persona no ha podido encontrar una respuesta, o no considera que nuestra web sea un sitio de referencia al que acudir, o simplemente no le ha despertado interés como para volver a visitarnos.

Con qué contrastarlo

Por un lado tenemos el feed de la página, cuyas cifras de tráfico podremos encontrar también dentro de las analíticas. Si pocas personas se han suscrito al feed, es indicativo de que deberemos trabajar en capturar usuarios que reciban en su bandeja de entrada o en sus lectores de feeds las últimas novedades de nuestra web. Muchas veces se le resta importancia a esta herramienta que, junto con los boletines informativos, son una de las maneras más efectivas de crear fidelidad y hacer que el usuario retorne.

También deberemos contrastar la cifra de visitantes que retornan y nuevos visitantes con la tasa de rebotes (bounce rate). Una tasa de rebotes demasiado elevada es indicativo de falta de interés, problemas de navegación -por ejemplo que la página tarde demasiado en cargar-, fracaso en la creación de contenidos de interés, o simplemente que estamos apuntando a un público o a palabras claves inadecuadas para nuestro objetivo. Será necesario, en consecuencia, releer estos parámetros para lograr que los usuarios vuelvan a visitarnos y encuentren en nuestro sitio una fuente de información confiable, constante y actualizada.

Fuente de la imagen: Flickr