Pros y contras del guest posting

Imagen de Andrea Picaso
Seo y optimización web Madrid
Fuente de la imagen: Flickr

El guest posting, o escribir un posteo invitado en el blog de otra persona se ha convertido, gracias a las admoniciones de Google, en una de las técnicas favoritas para conseguir enlaces entrantes al sitio. Sin embargo, luego de un auge inicial, muchos webmasters empiezan a plantearse la ineficacia de esta técnica.

Por un lado, lograr por ser un artículo nuestro en el blog de otra persona siempre implica ofrecer a esa otra persona un espacio en nuestro propio blog, por lo cual, si bien ganamos un enlace entrante al sitio, también deberemos considerar que tendremos un enlace saliente en nuestra propia página. Un exceso en la cantidad de outgoing links puede derivar en una penalización por parte de Google, a la vez que "desparramamos" nuestro precioso pagerank en otros sitios que pueden no ser de nuestro interés.

El sentido que Google busca en la técnica de guest posting es proveer de enlaces valiosos e informativos al usuario. Cuando llevamos esta técnica, como cualquier otra técnica de posicionamiento web, a un extremo se desvirtúa su espíritu, pues nos encontraremos con una página web con demasiados enlaces salientes y tal vez a sitios que no comparten nuestro nicho, y en consecuencia, no son de interés para nuestros lectores.

Además, otro problema recurrente al aceptar demasiados posteos invitados es la merma en la calidad de los contenidos. A tal efecto, conviene ser extremadamente cuidadoso al aceptar publicar contenidos de terceros, revisando gramática, ortografía, y estructura general del artículo, puntos que Google considera a la hora de ranquear nuestras páginas.

En definitiva, la pregunta permanece. ¿Sigue siendo la técnica del guest posting válida y efectiva para lograr enlaces a nuestro sitio? Sí, pero moderadamente. De nada nos sirve lograr x cantidad de enlaces hacia nuestra página web, si nos llenamos de enlaces salientes de dudosa calidad. Tampoco es de utilidad poblar nuestra página de contenidos pobres, repetidos o "refritados", cuando el objetivo último debería ser lograr la calidad tan apreciada por Google.