Cómo hacer un plan de marketing online realista

Imagen de Andrea Picaso
El márketing online sigue siendo la clave de la sustentabilidad y rentabilidad de muchos negocios, pequeños y no tanto. Claves para crear un plan de márketing realista de acuerdo con los recursos y expectativas.

El Márketing Online, un gasto fijo ineludible

Cada vez un mayor número de empresas se están volcando hacia el desarrollo del canal de ventas online. En consecuencia, gran parte de su presupuesto de marketing está dedicado a este fin. Es necesario desde el comienzo aclarar un punto: la peor elección que una empresa que necesita aumentar sus ganancias puede hacer es reducir el presupuesto de marketing. La falta de publicidad adecuada y de promoción hará que inmediatamente las ventas bajen, sumiendo a la empresa en una especie de círculo vicioso. A menor cantidad de ventas, menores ingresos, menor publicidad, y así hasta el fin de la actividad comercial. La cuestión, con el presupuesto de marketing, no siempre es contar con grandes recursos, sino saber usar de forma inteligente los escasos recursos con los que se cuenta.
Fuente de la imagen: Flickr

Algunos ejemplos prácticos

Dos cifras deben ser tenidas muy en cuenta: de cuánto dispongo y a dónde quiero llegar. Veámoslo con un ejemplo. Supongamos que actualmente una empresa realiza cien ventas de productos mensuales a través de su página web, y su objetivo es llegar a las 300 ventas. Para ello dispone de un presupuesto de €1.200. Es decir que, independientemente de cuántas acciones publicitarias realice o como la lleve a cabo, deberá aportar o invertir de cada venta de su producto 4€ para recuperar lo que invierten publicidad. Para algunos productos con escaso margen de ganancia, estos 4€ pueden representar mucho, mientras que para otros productos que dejan mayores ingresos, los 4€ se pagan prácticamente de forma automática. Pero, si vende menos de lo estimado, el quebranto puede llegar a ser notable.

Opciones para todos los presupuestos

Dentro de los gastos de marketing online deberemos distinguir dos grandes rubros: lo que se invierte en el posicionamiento orgánico de la página, y lo que va destinado a las pautas de publicidad, básicamente las campañas de PPC (pago por click) -AdWords y similares. Los gastos de posicionamiento orgánico suelen ser fijos, basados en un abono o pago mensual pre acordado de acuerdo con el plan SEO que se haya contratado. El resto, poco o mucho que esto fuera, marcará la diferencia entre un mes para el olvido y un mes de excelentes ingresos.
Sin embargo, los cambios en los hábitos de los consumidores hacen que estos se vuelquen cada vez más a las redes sociales, no sólo con la finalidad de pasar un rato de ocio, sino también para informarse, compartir opiniones y muchas veces asesorarse antes de una compra. Es necesario, en consecuencia, destinar una parte de nuestro presupuesto de marketing a hacer crecer nuestra presencia en redes sociales.

La paciencia, una virtud

La paciencia es una virtud, y en lo que hace a incrementar nuestras ventas, mucho más. Tal vez los efectos del posicionamiento orgánico y del crecimiento de las redes sociales no se vean de forma inmediata. Deberemos considerarlo, en cambio, como una apuesta a mediano plazo. En cambio, las campañas de PPC suelen tener una repercusión mucho más inmediata, aunque efímera. Se acaba la campaña, las ventas caen nuevamente en picada. Es por ello que se impone repartir los recursos de forma tal de no invertir el grueso del mismo en campañas de PPC, sino que sería mucho más razonable buscar un crecimiento tal vez menos rápido pero con mucha más chances de mantenerse en el tiempo y de lograr efectos mucho más perdurables, y en consecuencia, con un retorno final de la inversión mayor.