Claves de diseño y contenido para un sitio optimizado

Imagen de Andrea Picaso
Las directrices para webmasters de Google deberían convertirse en una fuente permanente de referencia sobre SEO y Posicionamiento web, ya que ofrecen abundante información sobre estándares correctos de la arquitectura y contenidos de las páginas web.

El diseño

El diseño de un sitio web deberá ser funcional a la jerarquía de cada página. Esto, a pesar de sonar complicado, es muy sencillo de llevar a cabo. Google nos ofrece innumerables marcadores que ayudan a jerarquizar el texto y los componentes de cada página. Un correcto formato de cada documento dejará bien en claro cuáles son las ideas principales y cuáles las accesorias, y definitivamente, ayudará a Google a indexar las ideas más importantes que queremos expresar.
Otro punto de gran importancia es la usabilidad para el visitante. Más allá de cualquier efecto visual que se busque, es importante contar con una barra de navegación que permita rápidamente volver a la página principal o visitar distintos niveles de páginas con tan sólo un par de clicks. Esto, nuevamente, no sólo será beneficioso para el usuario sino que también estaremos ayudando a las spiders a una indexación total, a lo ancho y a lo largo de todo el sitio.
Dos elementos que nunca deberán faltar en ningún sitio web son el robots.txt y el sitemap. De hecho, podremos constatar su correcto funcionamiento desde las herramientas para webmasters, si es que tenemos insertado el código de seguimiento.
Fuente de la imagen: Flickr

La publicidad

Google valora por sobre todo la calidad, y el hecho de tener demasiados bloques de AdWords atenta contra la misma. Hay que decir rotundamente no a la publicidad en los encabezados. Siempre es conveniente que el tercio superior de la página quede libre, pues es una de las áreas más significativas de cualquier documento web, y deberemos aprovechar este sector para incluir títulos y subtítulos que otorguen valor semántico nuestro contenido.

Corrección en la programación

Una manera de asegurar la máxima corrección en la programación es validando el sitio, cosa que se puede lograr a través de esta página: http://validator.w3.org/. Pero, además cada vez es más importante programar sitios responsivos, es decir, que puedan fácilmente adaptarse a distintos formatos de pantalla, como la navegación móvil, una creciente fuente de tráfico.