Internet, una vidriera virtual

Imagen de Andrea Picaso
Ante la imperiosa necesidad de abaratar costos de venta, Internet se presenta como el canal ideal para llegar masivamente a potenciales consumidores y poder concretar ventas que un negocio tradicional tendría vedadas.

Modernizando nuestros sitios

Muy atrás en el tiempo ha quedado la noción de que basta con tener un sitio institucional para "salir en Google". Hoy por hoy, el sitio institucional cumple con otras funciones distintas de la de vender, como presentar la empresa a los consumidores, proveedores, competencia y potenciales miembros del staff. El sitio institucional es el lugar por excelencia donde una empresa volcará su "misión y visión", su compromiso con el medio ambiente, el balance público para los socios, y otras cuestiones por el estilo. Si la idea es vender es necesario realizar un cambio radical de estos conceptos.

El sitio de la empresa ya no es el sitio de la empresa

Las redes sociales han venido para quedarse. De la mano de los nuevos planes de telefonía y los móviles con acceso a Internet, las redes sociales, particularmente Twitter y Facebook, forman parte de la vida diaria de todas las personas. Aquel empleado que en su cubículo monitorea por horas planillas de cálculo o aburridos memorándums ha logrado encontrar en su Smartphone una ventana al mundo exterior, lejos de los filtros de Internet de las empresas, y de los ojos curiosos de sus superiores. Podemos asumir, sin temor a exagerar, que una enorme cantidad de trabajadores se comunican de forma regular con sus contactos y amigos de redes sociales de sus propios lugares de trabajo. Aún cuando los móviles tengan acceso a cualquier página de Internet, ¿cuáles son las chances de que visiten un sitio institucional o un carrito de compras, ante la necesidad de contratar un servicio o comprar un producto?
Queda claro entonces que es necesario, por un lado modificar las páginas institucionales, hacerlas responsivas y aptas para la navegación móvil, pero también es imprescindible tener una presencia permanente en redes sociales, si aspiramos a vender algún producto o servicio. Es por ello que decimos que el sitio de la empresa es un concepto que debe abarcar las páginas Facebook, las cuentas de Twitter, y cualquier otra presencia en redes sociales como Tuenti o Linked In.
En notas posteriores iremos explicando estos interesantes conceptos que nos ayudarán a crear y desarrollar un efectivo canal de ventas online.

Fuente de la imagen: Flickr