Por que nuestra pagina web es mas importante que nunca

Imagen de Andrea Picaso
Es cierto que las redes sociales han maximizado el alcance de las marcas y del mensaje de forma notable. Pero los últimos tiempos los expertos en marketing se han dado cuenta de que la cantidad de visitas y de impresiones de los avisos en Facebook y otras redes sociales no siempre redundan en más ventas y capitalización de la página web.

Lo primero es lo primero

Muchas empresas y marcas muestran una cierta desviación de sus canales de marketing, privilegiando las redes sociales en detrimento de su propia página web. Si bien hoy por hoy es imprescindible contar con un canal social bien desarrollado y que nos ayude a llegar a nuevas audiencias, la página web de la empresa o de la marca siguen siendo su principal capital.
Aunque las redes sociales en muchos casos permiten desarrollar un "funnel", es decir brindar los mecanismos para que el usuario concrete la "call-to-action", nunca será posible reemplazar la cantidad de herramientas que nuestro propio sitio web nos ofrece.

No perder de vista el objetivo de las redes sociales

A pesar de que es una realidad que las redes sociales "nos ayudan a vender", muy pocas veces pueden reemplazar a gran escala un sitio web propio, con mecanismos adecuados para concretar las ventas y ofrecer soporte a los clientes.
Aunque es posible "cerrar" una venta por Twitter o Facebook, el poder ofrecer los mecanismos necesarios para concretar las ventas a través de nuestra propia web es mucho más efectivo, en términos de control de lo que queremos que vean los usuarios, y qué páginas queremos que visiten, y mucho más poderoso en cuanto al número de conversiones.

Comodidad y experiencia del usuario

Los niveles de satisfacción del usuario siempre serán mucho más altos con respecto a la información provista y los mecanismos de compra en una página web diseñada específicamente para concretar la venta, que a través de las redes sociales, cualquiera que éstas sean.
Además, no debemos perder de vista que la página de Facebook o el perfil en cualquier otra red social no es verdaderamente "nuestro". Siempre puede ocurrir algún inconveniente que borre nuestras cuentas de un plumazo. Es por ello que nuestra propia página web es indispensable e irremplazable, y siempre es necesario mantener un nivel de tráfico orgánico aceptable a través de las buenas prácticas de seo. Ser dueño de nuestros propios activos digitales es, indudablemente, una ventaja que las redes sociales no pueden darnos.

La importancia de la información como valor agregado

Muchas empresas confunden las redes sociales con su propio sitio web, en la forma en que administran la información que comparten. Sin embargo, la diferencia conceptual es abismal. El principal objetivo de las redes sociales debería ser ampliar el reach de la marca o página web, es decir llegar a audiencias que de otra manera jamás visitarían nuestro sitio web. Es la forma de atraer tráfico. Pero la página web institucional es la forma de convencerlos, y depende de nuestra habilidad poder convertir esas visitas en clientes. Nuestra propia web nos da la posibilidad de ampliar la información y complementar eso que apenas se insinúa en las redes sociales, como cuando en un examen escrito nos encontramos con la consigna "Justifique su respuesta".
El tiempo medio de lectura de un post en una red social es solo de algunos segundos. Pero en nuestra web podremos extendernos, ofrecer todas las ventajas de nuestro valor agregado y la información de nuestros productos y servicios, y, en definitiva, ofrecer una visión más acabada de quiénes somos, y por qué somos mejores que nuestros competidores.
Fuente de la imagen: Flickr