Publicidad en Facebook, un canal directo con los consumidores

Imagen de Andrea Picaso
Las redes sociales se han convertido en un canal preferencial para la publicidad, especialmente en su versión de pago por click. El modelo del cobro de publicidad ha resultado sumamente conveniente para esta red social, que puede ayudar a cualquier anunciante a encontrar su nicho, a costos más que conveniente.

En los últimos tiempos, la empresa se ha encargado de mejorar la interfaz de publicación de anuncios, haciendo que prácticamente con un par de clicks podamos poner en línea nuestras campañas. Los formatos son muy versátiles, permitiendo elegir si queremos mostrar nuestros anuncios exclusivamente en móviles y tabletas o en pc, o ambos canales.

Además, Facebook ha desarrollado una herramienta que brinda la posibilidad de customizar casi al máximo el target de las campañas: las audiencias similares o look alike audiences. Basta subir una lista de emails, como por ejemplo de una base de datos de clientes o suscriptos a un boletín, para comparar esas direcciones de mails, y localizar las cuentas de Facebook de sus titulares. De esa forma, podremos mostrar nuestros avisos a nuestros propios clientes o contactos, para alcanzar una repercusión mucho más grande que la que seguramente lograríamos con un simple email. A partir de los datos suministrados, Facebook puede crear audiencias similares, en cuanto a intereses, datos demográficos, historial de navegación, etc, para de esta manera, asegurarnos de enviar nuestro mensaje a las personas adecuadas: aquellas con más probabilidades de concretar la compra de nuestros productos o servicios.

Las campañas de pago por click en Facebook se pueden configurar de la manera más conveniente, según el resultado que se desee obtener. Una opción es conseguir "Me Gusta" para una determinada página. De esta manera, podemos lograr que nuestro anuncio se vea o en el muro de ciertos usuarios elegidos según determinados parámetros como edad, idioma, o lugar de residencia, o que aparezca en los laterales, como una página sugerida.

Pero, también las campañas de pago por click en Facebook permiten derivar tráfico a sitio web externo. Todo esto puede ser perfectamente configurado al momento de crear la campaña. Sin embargo, esta última opción suele ser un poco más cara por visita que una campaña de Adwords.

En cuanto a los formatos, con algunas restricciones, son también interesantes. Las imágenes están a la orden del día, tanto en formato de banner o imagen destacada, como de “carroussel”, mostrando varias imágenes en el mismo aviso, ideal para mostrar productos, y derivar usuarios directamente a la página de compra. Pero también es posible subir videos, una formato de gran atractivo para los consumidores. Así, la tasa de click through de las campañas en Facebook es mucho mayor, gracias a estas posibilidades multimedia, aumentando la interacción y llamando la atención del usuario.

Hay, es cierto, algunas limitaciones con respecto a los formatos permitidos. Por ejemplo, las imágenes no pueden contener más de un 20% de texto en su superficie. El objetivo de esta restricción es evitar que se suban verdaderos “afiches” comerciales, y en su lugar el anunciante se concentre en presentar a los usuarios imágenes de calidad, ilustrativas de los productos que se quieran promocionar. Es necesario detenerse en este concepto: la imagen como elemento primordial de una comunicación, que nos hace prescindir de los “Compre ya!” u otros elementos verdaderamente trillados en el campo de las publicidades.

Es necesario convenir que una página de Facebook también puede ser un excelente medio para aumentar las conversiones, y lograr mejores ventas por Internet. De modo que la opción de derivar más actividad a la página de Facebook de la empresa también sirve para lograr el cometido de salir primeros en Google, dado que la actividad en redes sociales también es mesurada a la hora de calcular los rankings y ofrecer las páginas de resultados a los usuarios.

Facebook tiene una herramienta que posibilita la instalación de un pixel de conversión, un pequeño fragmento de código que se puede colocar en la página de aterrizaje, con el objetivo de medir adecuadamente las interacciones que genera la campaña que creemos.

¿Le preocupa el gasto? Facebook permite configurar presupuestos totales y diarios, y de esta manera, asegurarnos de que no nos excederemos en el gasto que teníamos pensado para este formato. Las estadísticas que brinda a los usuarios podrían calificarse hasta de excesivas, pero para el ojo experto rápidamente aparecerán los indicadores más relevantes.

Fuente imagen: Flickr