Qué buscar en un buen informe seo

Imagen de Andrea Picaso
Un informe SEO debe revelar información sobre ciertos aspectos clave de una página web. De esta forma, un buen reporte, que cubra esta información vital, será clave para la planificación adecuada de las acciones de márketing a seguir, y el éxito en la monetización del canal de ventas online.
Para poder contar con la información necesaria para poder planificar una campaña de posicionamiento web eficiente, un informe seo deberá brindar información sobre los siguientes puntos:

Enlaces internos. Será necesario constatar que no haya enlaces rotos dentro de la página web. Asimismo, es necesario que esta la última jerarquía de páginas se encuentren linkeadas a no más de un par de clicks de la página principal.
Cantidad de enlaces por página. Google mira, los ojos una cantidad excesiva de enlaces salientes. Asimismo, deberemos contemplar la ubicación de nuestras publicidades, ya que el exceso de banners y espacios para PPC también es visto como un punto en contra.
Etiquetas de cada página web. La descripción, el título y las metakeywords siguen siendo componentes fundamentales a la hora de indicarle a Google que se trata nuestra página web. Verificar de no desperdiciar estos trascendentales marcadores repitiéndolos en distintas páginas, o no adecuándolos correctamente al contenido.
Cantidad de texto. Todas las páginas deberán contar con al -200 palabras de texto relevante y optimizado para tener peso a la hora de rankear en las páginas de resultados.

Depuración del código. Siempre es conveniente que nuestros sitio web esté validado por el W3C, lo que lo hará automáticamente compatible con los distintos navegadores y sistemas operativos. Los errores en el código deberán ser corregidos. La misma página web del World Wide Web Consortium ofrece una herramienta que señala este tipo de errores.
• Una de los aspectos más importantes a la hora de lograr el mejor posicionamiento orgánico son las cuestiones relacionadas con la usabilidad del sitio. Usabilidad significa dotar al usuario de mecanismos rápidos, claros y efectivos para que pueda llevar a cabo la “call to action”, es decir la acción básica para la cual fue creado el sitio. Por ejemplo, la call to action más común es cerrar una venta, ya sea de un producto o servicio, invitar a descargar un documento o una aplicación, comunicar novedades o informar a los usuarios.
• Debe quedar claro que si bien podemos concebir una call to action general, en ocasiones estaremos trabajando con calls to action específicas, por ejemplo, las que crearemos cuando llevemos a cabo una campaña de PPC o enviemos un newsletter. Hay que entender que en estos casos, la persona no ingresará al sitio por la página principal, sino a través de lo que se conoce como una landing page, o página de aterrizaje. Es importante, entonces, que esta landing page ofrezca los mecanismos para cerrar la compra en tan solo un par de clicks, sin necesidad de hacer pasar al usuario por un “funnel” interminable. Un funnel es un proceso, que implica la visita a distintas páginas o contestar distintas preguntas para realizar una acción. Veámoslo con un ejemplo típico. Si mi objetivo es que el usuario descargue un demo de mi producto, puedo requerir una dirección de email –de hecho, esta es una excelente oportunidad para crearse una base de datos de potenciales clientes interesados en mi producto (llego a esta conclusión porque deciden descargar mi demo). Pero, no conviene “fustigar” al usuario con interminables preguntas (empresa, cantidad de empleados, nivel de decisión, qué presupuesto maneja, etc…) Una vez logrado el email válido, podremos cosechar esta información posteriormente.
• La usabilidad está directamente relacionada con el diseño web del sitio, ya que un diseñador profesional sabrá implementar el mejor look and feel para que el usuario lleve a cabo la acción con prontitud.

Fuente imagen: Flickr