Qué es el índice de latencia semántica

Imagen de Andrea Picaso
Vamos a dedicarnos explicar un concepto que, aunque parezca algo complicado es verdaderamente sencillo, y será una de las nociones que más nos ayudarán a desarrollar el contenido de nuestra página web para salir primeros en Google en nuestro nicho.

Qué es

Se trata de un método de análisis del discurso que busca apelar a una compleja fórmula matemática para establecer relaciones semánticas entre los términos de un texto. La cuestión va más allá que simplemente determinar el significado individual de las palabras, sino buscar entender cada término en su contexto, y relacionado con el resto de las palabras del tejido textual. Data del año 1988, pero los constantes cambios en el algoritmo de Google hacen que esta idea vuelva a resurgir con más fuerza, como una manera de mensurar el contenido conceptual, que, como bien sabemos, es a lo que Google apunta.

Cómo usarlo

En lugar de complicarnos con fórmulas matemáticas, lo interesante del ILS es la capacidad de relacionar no sólo los términos dentro de un texto, sino ese mismo texto con otros, obteniendo así otras fuentes de información relevantes para la consulta que realizó el usuario. El ILS nos obliga a repensar el contenido web en una especie de "tercera dimensión", más allá de la idea original y de las palabras claves a las que apuntamos.

El ILS nos sugiere considerar las familias de palabras como una especie de paleta de colores a la cual podemos recurrir para construir los textos que nos interesan. No es necesario apegarse a pies juntillas a viejos conceptos como "densidad de palabras claves" y anchor texts. Simplemente asegurándonos de usar todas las palabras relacionadas con los conceptos a los que apuntamos, estaremos cumpliendo con un buen índice de latencia semántica, con grandes posibilidades de salir listados en las búsquedas de nuestro interés.
Esto simplifica mucho las cosas, pues en ocasiones la lista de palabras claves a las que apunta el webmaster es demasiado extensa como para poder trabajarla en un período de tiempo determinado. Además sería verdaderamente imposible escribir un artículo o una página de aterrizaje para cada una de las palabras claves de nuestra lista de interés. Simplemente asegurándonos de usar la mayor cantidad posible dentro del texto, siempre y cuando quede naturalmente redactado, sin forzar significados o la aparición de estos textos fuera de lugar, tendremos bien cubierto el espectro semántico al que apuntamos.

Fuente de la imagen: Flickr