Salir en Google a partir del marketing de contenidos

Imagen de Andrea Picaso
El marketing de contenidos es una técnica de posicionamiento natural para salir en Google de antigua data. Sin embargo los constantes cambios en el algoritmo de Google han impuesto una total redefinición de esta actividad.

Hagamos un poco de historia

Desde que existe la Internet, y la misma se rige en base al posicionamiento en Google, la necesidad de lograr enlaces entrantes ha hecho que webmasters y expertos en SEO agucen el ingenio para encontrar diversas formas creativas para conseguirlos tan ansiados inbound lins. En el pasado, el Pagerank tiene un peso determinante a la hora de construir los Rankings, hecho que daba lugar a permanentes intentos de inflar artificialmente esta cifra. Es por ello que Google, sin desechar por completo la métrica del Pagerank, ha sabido incorporarla como uno de los factores que alteran el posicionamiento, dándole un peso completamente distinto al que solía tener. En el pasado, el PR era una especie de Voto calificado que otras páginas hacían por un sitio –al linkearlo. Actualmente, el PR es solo un factor entre cientos, y no es determinante por sí mismo en ningún caso del posicionamiento en las páginas de resultados. Así, es posible ver páginas de resultados ocupadas en los primeros puestos por sitios de bajo Pagerank. Queda claro, entonces, que los contenidos, y la relevancia de los mismos con respecto a las búsquedas de los usuarios serán determinantes a la hora de fijar la posición de un sitio en una página de resultados. Es decir, las posiciones de privilegio estarán ocupadas por los sitios de mayor calidad, y que respondan con mayor autoridad la pregunta planteada por el usuario a través de la query (consulta) en Google.

Fuente de la imagen: Flickr

Hablando con autoridad

¿Dónde queda la técnica del marketing de contenidos en este panorama? Pues, deberemos traer a la escena a un nuevo integrante: la autoridad. Como Autoridad, Google se refiere a la fiabilidad y confianza que nos da una página web. Es decir, un artículo donde no se citan fuentes, ni hay enlaces de referencia, y de autor anónimo tendrá menores posibilidades de salir bien rankeado que otra en la que se incluyan referencias fácticas a lo que se postula, y esté firmada por un autor enrolado en el programa de Autoría de Google (Google Authorship Program). Queda claro, entonces, que el marketing de contenidos ya no se trata de publicar la misma nota en la mayor cantidad de sitio, sino de generar contenidos con autoridad, y que aparezcan en distintos dominios.
Dentro de lo que es el marketing de contenidos, la técnica del guest posting, o escritor invitado, sigue siendo una de las más empleadas y efectivas, siempre y cuando se respete el espíritu original de la misma: intercambiar conocimientos (no enlaces) y contribuir con otros sitios en el desarrollo de contenidos.