Nuevo SEO: Adaptándose a Penguin

Imagen de Andrea Picaso
Posicionamiento Web Madrid
Fuente de la imagen: Flickr

Es sabido que las técnicas de SEO cambian constantemente, dado que las reglas del juego están sujetas a un sinnúmero de variables, entre ellas, dos de las más importantes: la demanda de los usuarios (de información, servicios y productos) y los requerimientos técnicos de Google, el buscador más popular de la web al día de hoy. Ya sea por monopolio, o por la razón que fuere, es un hecho que Google sigue siendo la fuente número uno de información, y es por ello que ningún sitio puede darse el lujo de prescindir de los esfuerzos para salir bien posicionados en las páginas de resultados que este buscador ofrece a los usuarios. Y, a pesar de que los usuarios paulatinamente se vuelcan hacia otros recursos al momento de decidir una compra, Google se las ha ingeniado de tal forma de asimilar estas nuevas tendencias incorporándolas a sus resultados. De esta manera, lo más popular, lo más visitado y lo más consultado se ha convertido en el nuevo parámetro por excelencia para determinar qué páginas se les ofrece a los usuarios cuando realizan una búsqueda.

En el pasado (no tan remoto, apenas hace unos pocos meses) los enlaces entrantes eran uno de los factores que determinaban el ranking de los sitios. Para entenderlo, básicamente, los sitios con mayor cantidad de enlaces desde otras páginas web, se suponía, eran de mayor calidad que aquellas páginas con pocos enlaces. Sin embargo, Google buscando poner un freno a la manipulación excesiva de los incoming links, ha puesto el énfasis en los enlaces naturales y de calidad, y, preferentemente, de la comunidad. Así, los sitios más citados y enlazados por las comunidades de consumidores tienen muchas mejores chances de recibir tráfico, gracias a las posiciones privilegiadas en las páginas de resultado, creando así un círculo que se retroalimenta.