Google Panda: ¿en qué ha quedado todo?

Imagen de Andrea Picaso
Posicionamiento Web Madrid
Fuente de la imagen: Flickr

Es sabido que cada pequeño movimiento de un gigante el tamaño de Google genera olas y repercusiones de diversa magnitud. Basta con que un pequeño detalle o parámetro cambie del algoritmo para que cientos de miles de sitios se vean beneficiados o perjudicados en sus Rankings. Pero, la magnitud de los cambios que Panda ha generado en cuanto al posicionamiento seo  de miles de páginas webs es enorme.

Sitios que hasta hace tan sólo un par de semanas tenían un pagerank de tres o cuatro, de repente lo han perdido, o se les ha visto reducido significativamente. Y, otros sitios que habían acusado una disminución importante en su tráfico orgánico a partir de la puesta en marcha de Panda, paulatinamente han ido recuperando sus niveles normales de visitas.
La realidad es que no hay una fórmula secreta o un amuleto que nos ayude cubrirnos ante estas eventualidades. Lo más recomendable es mantener una política de buenas prácticas de seo, tratar de apuntar a la calidad, tanto desde el punto de vista del contenido como de la programación del sitio, y trabajar intensamente en la reputación online, particularmente en las redes sociales, creando una comunidad y un punto de referencia para los usuarios.
Panda ha venido a revalorizar algunas técnicas tal vez dejadas de lado por la mayoría de los expertos en seo, como el empleo de los atributos de los enlaces (follow versus nofollow), un robots.txt que ayude a delimitar claramente aquellas páginas que no queremos que sean indexadas o las etiquetas del documento HTML que permiten evitar que Google indexe esa página en particular. De esta manera estaremos cuidando la cantidad de enlaces salientes de nuestra página web, dándoles relevancia solamente a algunos de ellos, de forma tal de cuidar cómo se distribuye nuestro pagerank, un bien escaso y difícil de obtener.